El dolor de los aullidos

Yo me atrevo a que mi cara sea lila, a que mis ojos se deshagan por las aguas, a que corran los ríos por mis venas y a estampar mis manos en la imagen de un desierto.

Yo me atrevo a despedazar el sol y a repartirlo entre sirenas, me atrevo a beberme las playas y los mares, a escalar el dolor de los aullidos y a colocarme en vez de la Luna.

Yo me atrevo a vagar por dentro de las sombras, a ir en lugar de las heridas y a abrazarme entusiasmada a los rayos.

Yo me atrevo a que mis brazos sean formas de agonía, a que la tierra me trague y a cantarle un himno de sonrisas y delirios.

Anuncios

Una respuesta to “El dolor de los aullidos”

  1. Me gusta lo que escribes:)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: