Archive for the Escritos 1997 Category

Suemi

Posted in Escritos 1997 on octubre 28, 2008 by polilla8

Eres la pequeña flor silvestre que adorna el camino, eres la sutil briza que envuelve sonrisas.

Eres la mujer, concebida, eterna amante de la vida. Estás vestida de verde, azul y gris pero por dentro eres roja.

Eres un sol, un ave que se deja llevar por el viento, una espiga dorada, verde valles y un río de carcajadas.

Eres motivo, complemento, calor, llanto, risas y canción.

Eres un pequeño nido acogedor, dulce miel, eres una flor.

Anuncios

Tus Ojos

Posted in Escritos 1997 with tags on agosto 11, 2008 by polilla8

Si hubiera en la tierra nada más que tus ojos a mi me bastaría.

Tus ojos que son mar, que son dioses y caminos, que se insertan en el cielo, que penetran en el alma y que mueven montañas, mueven ríos, mueven tardes tropicales, mueven palabras de nieve y la clara pureza de las aguas solitarias.

Si hubiera en la tierra nada más que tus ojos, yo tendría frente a mi el total del universo y los sones completos a que aspiro en la vida.

Valles y Rocas

Posted in Escritos 1997, Polilla with tags on agosto 6, 2008 by polilla8

Yo limito al Norte con Romeo y Julieta, al Sur con la masacre de mis furias, al Oriente con el sol y al Poniente con Dios.

Yo tengo mi territorio y estoy a rayas dividida, tengo valles de amor y amarras de envidia.

Yo soy el zig-zag de las bestias y las palomas de los olivos.

Hice lágrimas y fuentes, hice incendios y vivo a cabezazos contra mis propias cenizas.

Yo hecho a correr los mares por encima de los cerros y navego en una barca golpeando las rocas, buscando una rama que tenga entre brisas la paz y los rasgos de tu voz.

Aquel

Posted in Escritos 1997 on agosto 6, 2008 by polilla8

Aquel árbol.
Cada brazo un león, cada brisa el silencio y su mirar los años, la fuerza, la paz y la oración, el patriarca que medita la historia que transcurre, el escudo de los vientos.
Aquel árbol.

Sabor amargo

Posted in Escritos 1997 with tags on agosto 6, 2008 by polilla8

El odio, la repugnancia llegan sin querer, llegan al
interior llenando el cuerpo como una ráfaga de hielo que penetra, quema como la
sal en la herida, abruman la existencia pero a la misma vez reconfortan.
 
El odio, la ira, la repugnancia llenan tus momentos cálidos
como un manto que cubre tus ojos, ciegan como un destello de luz, parte como un
rayo y deja cenizas.
 
Pero todo vuelve a reposar en el espíritu inquieto, segado,
comienza a disipar su neblina y a pesar de la paz interior queda en el infinito
el gusto amargo de la hiel derramada. Son momentos de magia.

Sólo viento

Posted in Escritos 1997 with tags on agosto 6, 2008 by polilla8

No te asustes, que el viento es sólo carcajadas, la alegría con que juegan los fríos, el hijo del mar y de las nubes, el día que corre hacia mañana y el cuento con que se duerme la noche.

No te asustes cuando silva distraído y se asoma a tu ventana, cuando finge ser malvado y juega con las hojas, cuando inventa, cuando vibra, cuando quiere ser el centro de los ecos y el fantasma de tus sueños.

Nada

Posted in Escritos 1997 with tags on agosto 6, 2008 by polilla8

Yo he jugado con la nada, sus hombros he apretado, la he pintado de amarillo, índigo y morado, hemos sido ambas compañeras, hemos compartido nuestros días y también hemos llorado.

Yo conozco a la nada, se de sus angustias y la he visto disfrazada detrás de su orgullo.

Yo incluso hablo siempre con la nada, muchas veces la imito o la reemplazo, sin mi cuerpo, sin mi mente, sin futuro ni pasado.